Marketing is all around

¿En qué gastamos nuestro marketing y en qué deberíamos gastarlo? Desde ISDI proponemos un marketing que derribe los muros, un marketing omnipresente que capilarice toda la empresa.

Miércoles, 4 Noviembre, 2020

marketing holístico

En 2019, el gasto mundial en publicidad ascendió a casi 650.000 millones de dólares, una tendencia que sigue creciendo incluso en un contexto de crisis económica y sanitaria, tanto es así que la previsión para el año 2024 se sitúa en un gasto superior a los 850.000 millones

La pregunta es: ¿cuánto de cada dólar empleado se traduce en ventas? La respuesta lleva atormentando desde hace años a CEOs, COOs y CMOs, principalmente, pero también a todos aquellos que se dedican a hacer crecer el negocio en una compañía -y en este saco deberíamos estar todos-. 

De hecho, el nuevo approach hacia el Marketing es la nueva buena noticia del sector. Superada ya la visión analógica del Marketing One to Many, los profesionales han ido comprendiendo y adoptando cada vez con más fe -y la fe en este caso suele estar sustentada en datos- que el marketing eficiente, el marketing que nos va a llevar a la supervivencia o el éxito, ha de ser un marketing automatizado, tecnológico y, en efecto, data-driven, básicamente un Marketing one to one segmentado y adecuado a cada target.

Pero para ello, antes hemos de perfeccionar la maquinaria, situando este engranaje en el centro de la compañía, dotándolo de los recursos necesarios  -talento, metodología, cultura, estrategia o herramientas- para su su mayor efectividad. Sin olvidarnos por supuesto del alma o la creatividad.  

Un Marketing sin barreras

Con esta nueva visión, el marketing da un paso adelante, se convierte en un área de la compañía clave, o más esencial aún, abarcando mucho más, generando en su seno un sentido de ventas holístico, capilarizando así a toda la organización, a la que ahora le dice: “Ya no hay barreras entre Marketing y ventas, porque ahora Marketing es ventas, Marketing es tecnología y Marketing es Data. Gracias a todas estas palancas, nuestra empresa va a crecer y evolucionar, vamos a empezar a hacer, de verdad, y no sólo como el título de una PPT, Growth Hacking, o mejor aún, Growth Marketing”. 

A partir de este nuevo paradigma, Marketing deja por fin de ser los tipos creativos del cuarto de arriba recientemente digitalizados gracias a que se pegaron a IT. O el nuevo departamento hiper tecnificado capaces únicamente de analizar excels y siglas de nuevo cuño (los sospechosos habituales: CTR, CPL, ROI, CPC…). Porque Marketing, en fondo y forma, ha de ser todos ellos: Marketing hoy ha de convertirse en negocio, el core de una organización tras haber tirado sus muros y haber construido un loft mucho más moderno y acorde a los tiempos que corren, libre de silos e ineficacias. En el que cada dólar invertido en la máquina se convierte en rentable después de haber pasado por todo el embudo de conversión.

Recientemente, en una clase de ISDI, nuestro CEO, Nacho de Pinedo, expresó su convencimiento de que ya no hay diferencias entre Marketing y Ventas. Hoy hemos de pensar en áreas de cliente. Y una vez le das la vuelta al concepto, comienza a ser tremendamente fácil comprender cómo estructurar la compañía y el marketing para dar respuesta a esta nueva visión. Y sí, por supuesto, con el cliente siempre en el centro del negocio.

Foto de Kaboompics .com en Pexels

Escrito en ISDI para leer y compartir

Más sobre Blog