Mújeres en el código: Brittany Wegner

Brittany Wenger es una mujer con un objetivo: ayudar a curar el cáncer. De ahí nació Cloud4cancer, una tecnología en la nube que ayuda al diagnostico de dicha enfermedad por medio de I.A.

Miércoles, 6 Diciembre, 2017

mujeres en el código

El éxito y la genialidad no tienen edad y prueba de ello es la mujer de 23 años Brittany Wenger. Esta norteamericana es inspiración para las nuevas generaciones y ejemplo para que cada vez más mujeres quieran dedicarse al mundo de la programación.

Con tan solo 15 años, tras descubrir que un familiar cercano padecía cáncer, Brittany decidió que quería hacer algo no sólo para ayudar sino también para marcar la diferencia. Fue entonces cuando compró su primer libro de programación, y desde entonces no ha parado de aprender y sorprendernos.

¿Quién es Brittany Wenger?

Es una mujer con un objetivo: ayudar a curar el cáncer. Y la manera en la que ella está logrando hacerlo es a través de su programa de detección de cáncer, el cuál a través de una serie de algoritmos, una gran suma de big data y con la ayuda de la inteligencia artificial, ayudará a los médicos a poder llevar a cabo una detección temprana y precisa, sin tener que recurrir a métodos más invasivos.

Se trata de la ponente más joven que ha pasado por el Congreso del Futuro en el cual pensadores de todo el mundo se reúnen para tratar temas de ciencia por el mundo.

En 2012, ganó el premio Science Fair de Google, un reconocimiento muy importante para ella y para su trabajo, que lleva a cabo mientras sigue formándose en la Universidad.

La ciencia y la inteligencia artificial más concretamente fueron dos ramas que le fascinaron desde el principio debido a su capacidad ilimitada de plantear nuevas preguntas y presentar nuevos retos.

Su primer programa llevado a cabo con I.A servía para aprender a jugar al fútbol. Y como ella misma dice, los éxitos se definen gracias a los fracasos que nos llevan ahí. “El programa al principio era un desastre, los jugadores corrían por toda la pantalla y no aprendían”. “Había que indicarles como regatear y pasar la pelota, hacer que calcularan datos, como cuántos jugadores tenían en frente y, una vez obtenida esa información, lograr la mejor respuesta en cada situación. Con el tiempo, el software fue mejorando y ganaba el 95% de los partidos”.

Pero el programa que cambió su vida y cambiará la de millones de mujeres en el mundo es su programa de detección del cáncer de mama. Tras darse cuenta que una de cada ocho mujeres en Estados Unidos va a pasar por lo mismo a lo largo de su existencia decidió centrar su talento en el desarrollo de dicha tecnología.

En ese momento nació Cloud4cancer, una tecnología en la nube que ayuda al diagnostico de dicha enfermedad a partir de una punción de aspiración con aguja fina.

Este tipo de biopsia es la más rápida, barata y menos invasiva que existe, muy similar a la molestia que puedes llegar a sentir con un análisis de sangre. Con este procedimiento se llega a la detección de células malignas.

El problema que todavía persiste, y en el cual Brittany está luchando por solucionar, es que los resultados son a menudo poco concluyentes ya que un tejido puede mostrar a la vez atributos de tumores malignos o benignos por lo que muchos médicos descartan su uso.

El programa de Brittany trata de responder a la pregunta ¿esta masa de tejidos es benigna o maligna? De esta manera, el programa aprende a reconocer patrones por si mismo.

Pero el pensamiento matemático y el código computacional del segundo round valdrían para llevar a cabo un tercer asalto que sí tuvo éxito. "Hice 7,6 millones de test con distintas muestras para que el programa aprendiera, hasta que fue capaz de detectar el cáncer con un 99% de fiabilidad", señala.

Cloud4cancer está disponible en la nube para los hospitales que quieran utilizarlo en cualquier lugar del mundo y puede convertirse también en una app adaptada a todo tipo de soportes. Además de cáncer de mama, tiene aplicaciones en otro tipo de enfermedades, como leucemia y gripe.

El software es capaz de detectar leucemia de linaje mixto, una forma muy agresiva, con un 100% de precisión; y sirve para predecir quién se enfermará de gripe tras estar expuesto al virus debido a algunos cambios en la expresión de ARN. Wenger cree que el hecho de que funcione en enfermedades tan distintas es una señal de su potencial para detectar otros tipos de cáncer.

Aquel premio que le dio Google le ha ayudado en otra faceta esencial de su vida: incentivar a otras niñas y adolescentes para que pierdan el miedo a la programación.

"Tuve mucha suerte porque ni mis padres ni mis profesores me hicieron sentir que la programación era cosa de hombres, pero con catorce años participé en una feria de ciencia internacional y de 110 proyectos en programación solo diez estaban presentados por mujeres", lamenta. Y continúa: "Existe el prejuicio de que la programación no es una actividad creativa, que no es para chicas. Hay que romper barreras, necesitamos más mujeres".

Por esa razón, la investigadora es una de las mentoras de Made With Code (hecho con código), una iniciativa de Google que cuenta con un presupuesto de US$50 millones para animar a que las chicas estudien programación.

Escrito en ISDI para leer y compartir

Más sobre Tecnología

TE LLAMAMOS