Cambiar el mundo es tarea de todos. Lanzamos UNICEF LAB

Esto es un manual para ser más felices. No es broma. Dar a los demás genera más satisfacción que regalarse a uno mismo. Pero hay que elegir bien los proyectos: el que lanzamos hoy con UNICEF es de los que merecen la pena. Para ser mejores y para cambiar el mundo.

Jueves, 16 Abril, 2020

ISDI y UNICEF lanzan UNICEF LAB

La búsqueda de la felicidad es el más humano de los objetivos. Igual que nacemos con la inherente ansiedad por saber de dónde venimos y a dónde vamos, marcamos en el trayecto un objetivo a fuego en lo que use cada cual, que va por gustos: lista de deseos, calendario vital, escala de hitos… Nadie renuncia a la felicidad pero es cierto que no todos la encontramos de la misma manera, aunque sí la perseguimos con la misma intensidad.

Son muchos los estudios que demuestran que, salvadas las necesidades económicas básicas y razonables –algo que constituye otro objetivo prioritario en nuestra vida- el dinero no da la felicidad. Razonable también es un calificativo que se presta a ciertas diferencias entre quien sea más o menos ambicioso: tener salud, una casa, un buen trabajo, una economía saneada para poder disfrutar de algunos viajes, algún capricho y cierta seguridad. Y ya. Aceptado que hay quien pone a su capricho algún cero de más y quien se conforma con deseos más moderados pero lo que es irrefutable es que, a partir de ese punto, la curva de incremento de ingresos no se corresponde con un aumento de la satisfacción personal que procuran.

El dinero consigue darnos la tranquilidad suficiente para que podamos pensar de forma libre en otras cosas. Para que podamos buscar la felicidad anhelada. Y las cosas que nos hacen más felices son: compartir tiempo con las personas a las que queremos y hacer felices a los demás. Así que fomentar nuestra vertiente altruista, generosa y solidaria no es solo una manera de sentirnos más a gusto con nuestra conciencia sino una forma de buscar nuestra propia felicidad.

Es también parte de nuestro ADN el querer influir en la sociedad en la que vivimos, dejando un mundo mejor, como una manera de devolver parte de la riqueza que recibimos de quienes nos rodean o nos han influido y ayudado. Y entonces llegamos a la cuestión de cómo hacerlo, cómo canalizar nuestro deseo de colaboración social en proyectos fiables, serios, con los que nos sintamos identificados.

Hoy queremos hablaros de uno de esos proyectos, uno nuestro, uno en el que ha colaborado un gran equipo y con el que aspiramos a robaros el corazón. Lo hemos creado con UNICEF España y creemos que va a ser un proyecto clave en la recuperación tras la COVID-19. Lo hemos llamado Plataforma de Innovación Colaborativa: COVID-19 y es un espacio abierto y colaborativo para ayudar a los que más están sufriendo y van a sufrir con esta crisis.

Queremos, primero, escuchar a la sociedad. Escuchar a todos los que quieran plantearnos una necesidad o un problema que requiere una intervención. Podéis ser vosotros o puede ser cualquier persona mayor de edad, institución, empresa, organismo público o entidad.   

Queremos promover proyectos: útiles, porque tienen que dar respuesta a los retos y necesidades que nos plantean; viables, ya sabéis que esto es marca de la casa; y escalables porque queremos influir y mejorar nuestro entorno pero de forma sostenible también en el tiempo. Y estamos abiertos a recibir propuestas de cualquier equipo que tenga una solución innovadora.

Y queremos cambiar el mundo: esto tampoco es novedad. Por eso seleccionaremos los proyectos con mayor impacto y con más posibilidades para lograr de verdad solucionar un problema urgente y los vamos a acompañar para que consigan una ejecución de éxito, tengan el mejor asesoramiento y también la financiación necesaria para poder lanzarse al mercado.

La presencia de ISDI y UNICEF garantizará que los mejores expertos van a evaluar y seleccionar los proyectos en función de su capacidad para mejorar la situación de los más necesitados, con foco especial en la infancia, los adolescentes y las familias; pero también que se trata de propuestas auténticas y honestas. 

La financiación se realizará a través de donaciones, tanto de particulares como de instituciones, tanto grandes como pequeñas. Vamos a crear un gran fondo social que va a lanzar al mercado proyectos disruptivos que parten de ideas innovadoras para solucionar problemas reales creados en esta crisis o más allá porque nuestra vocación es trascender a esta pandemia para mejorar la sociedad. 

Nuestra comunidad de optimistas digitales es, a partir de hoy, también una comunidad más comprometida con los necesitados, con proyectos ambiciosos con afán verdaderamente transformador y con la sociedad. Mientras pensamos, diseñamos y llevamos a la realidad todos esos proyectos apoyados por el mejor talento solidario, seremos también mucho más felices. Y más aún cuando los niños y las familias implicadas nos devuelvan una sencilla sonrisa de agradecimiento.

Os invitamos, pues, a hacer con nosotros miles de regalos. Podéis participar proponiendo retos, soluciones, aportando experiencia o donaciones. Es un manual sencillo, abierto y constructivo. ¡Bienvenidos!

Escrito en ISDI para leer y compartir

Más sobre Blog