¿Es necesario regular las redes sociales?

Panel especial con expertos de ISDI

Viernes, 19 Febrero, 2021

¿Es necesario regular las redes sociales?

Por Fabián Lira (redacción ISDI)

Las redes sociales dejaron de ser hace mucho solo un medio de esparcimiento y creación de comunidad para convertirse en medios de comunicación masivos, ecosistemas completos de negocio, escaparates de opinión, spotlight y mucho más. Su importancia, impacto y papel es fundamental en la vida de todos nosotros, pero debido a sucesos que han venido gestándose a lo largo de los últimos cinco años (principalmente), surge una pregunta boomerang que recientemente regresa con más frecuencia: ¿necesitamos regular las redes sociales?

La discusión a nivel internacional lleva tiempo sobre la mesa, sin embargo, los acontecimientos políticos y sociales más recientes comenzaron a generar mayor estrés entre muchos jugadores y sus intereses, sin mencionar el incremento exponencial que registraron estas plataformas debido a la pandemia.

Estamos hablando de una regulación de redes sociales sin un entendimiento claro de las redes sociales

Desde los problemas de violación de privacidad -que suceden hace años-, hasta los mensajes de incitación a la violencia del ex presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, que desembocaron en la toma violenta del Capitolio el 6 de enero, hasta los comentario del presidente López Obrador, llegando hasta la propuesta de legislación del jefe de la bancada de Movimiento Regeneración Nacional (Morena) en el Senado, Ricardo Monreal; el foco en las redes sociales y le tema de su regulación han tomado un protagonismo nunca antes visto.

Por lo anterior ISDI llevó a cabo un panel con expertos de la industria digital para hablar del tema. Los invitados a este evento online fueron: Vladimir Cortés, Digital Rights Programme Officer en ARTICLE 19; Grecia Macías, Abogada en Defensa de los Derechos Digitales; Emilio Saldaña, Director Ejecutivo en Alternativa Digital & Director de Vinculación en U-GOB y León Felipe Sánchez, Partner en Fulton & Fulton SC & miembro del Comité Académico de ISDI.

Si te lo perdiste, mira el video del PANEL completo AQUÍ

Si bien el detonador fue el veto de Facebook y Twitter a Trump cerrando sus cuentas oficiales y bloqueando cualquier tipo de esfuerzo de publicación en dichas redes; en México cobró fuerza tras el discurso de políticos de Morena. “No puede un ente privado privarte de tus derechos. No puede un ente privado simplemente eliminarte del acceso a la información y el derecho a la expresión”, justificó Monreal.

La iniciativa propuesta da seguimiento a la queja de López Obrador ante el miedo de ser igual que su “amigo”, bloqueado o “censurado” de las redes sociales.

Pero ¿cuáles son los puntos principales de la controvertida iniciativa?

1. Regular las “principales” redes sociales que tengan más de 1 millón de usuarios.

2. Requerirán autorización del Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) -organismo autónomo creado en 2013-.

3. Las redes podrán establecer mecanismos para suspender o eliminar cuentas y contenidos de acuerdo con términos previamente autorizados por el IFT.

4. Sólo podrán eliminarse o suspenderse cuentas y contenidos que difundan noticias falsas, expresen mensajes de odio, afecten a los derechos de los menores de edad, revelen datos personales o provoquen algún delito.

5. Las redes sociales deberán tener un procedimiento interno para impugnar la suspensión de cuentas y contenidos que sea resuelto en un plazo máximo de 24 horas y atendido por personas especialistas en derechos humanos y libertad de expresión.

6. En caso de que las redes sociales no resuelvan la impugnación, se podrá presentar una queja por violación a la libertad de expresión ante el IFT.

7. Si se acreditaran violaciones a la libertad de expresión, se prevén multas de hasta 89.62 millones de pesos (4.4 millones de dólares).

¿Qué dicen nuestros expertos al respecto?

“Hay deficiencias conceptuales, hay deficiencias en términos regulatorios. Es una amenaza directa a la libertad de expresión y al acceso a la información. Lejos de la intención de proteger del poder de las grandes plataformas –que sí merecen una discusión-, pero un segundo elemento es que no hay prisa. La necesidad de tener discusiones multisectoriales es fundamental”, señaló Vladimir Cortés, Digital Rights Programme Officer en ARTICLE 19.

“La gobernanza de Internet en la que están presentes las plataformas de redes sociales confluyen estos distintos actores: sociedad civil, academia, comunidad técnica, sector privado y gobierno; es decir, no podemos pensar que el espacio digital e Internet únicamente están dominados por el Estado, o está dominado por esta legislación”, añadió Cortés.

Algo importante que hay que destacar en el discurso de esta “regulación” es el hecho que se construye de forma muy generalizada, no habiendo ni estableciendo una definición clara de “discurso de odio” ni de “noticias falsas”. “Solo usa términos ambiguos, por eso debemos tener cuidado porque esto se puede convertir en una ley restrictiva que solicite se eliminen contenidos legítimos, fomentando no solo la censura privada, sino también la estatal”, puntualizó Vladimir Cortés.

Para Grecia Macías, Abogada en Defensa de los Derechos Digitales, el problema es aún más profundo ya que se está legislando desde puntos de conveniencia, derivando en que el debate esté mal enfocado y resulte de un profundo desconocimiento en el tema.

“Estamos hablando de una regulación de redes sociales sin un entendimiento claro de las redes sociales, y es que las redes no son el Internet y, es un error muy común que se tiene desde el marco conceptual”, puntualizó Macías.

Lo que esta nueva regulación pretende regular, ya está regulado

Para León Felipe Sánchez, Partner en Fulton & Fulton SC & miembro del Comité Académico de ISDI, el debate debe abordarse igualmente desde un punto de vista tecnológico, principio básico para entender el génesis de la problemática.

“Primeramente hay que entender que la ley tiene un principio de neutralidad tecnológica, es decir, regula conductas, no medios. Dicho esto, lo que esta nueva regulación en México pretende regular, ya está regulado. En segundo lugar, esta ley transgrede uno de los principios fundamentales de Internet que es el de ‘Libre Innovación’, y que significa que tú te puedes conectar a Internet sin necesidad de pedirle permiso a nadie, tú puedes montar un servicio sin tener que pedirle permiso a nadie. El que las rede sociales tengan que pedir un permiso al IFT para poder operar claramente transgrede este principio fundamental y demuestra la gran ignorancia que existe en la manera en la que funciona Internet”, señalo Sánchez.

Por su parte, Emilio Saldaña, Director Ejecutivo en Alternativa Digital & Director de Vinculación en U-GOB, piensa que la prontitud con la que se están tratando de “regularizar” las plataformas sociales responde más al miedo de un microcosmo de la sociedad, que al beneficio real de la mayoría universal.

“La discusión está intencionalmente mal planteada desde el legislativo y la visión que tiene la iniciativa. La motivación de varias iniciativas como esta, es la intención de congraciarse con las autoridades para ‘componer las redes sociales’, lo que se traducen en acallar aquellas voces o tonos que pueden resultar incómodas para miembros del poder”.

Cual sea la posición es indispensable tener los conocimientos adecuados para tomar las decisiones más pertinentes que aseguren una regulación igualitaria, inclusiva y aterrizada a las realidades no solo de intereses locales, sino internacionales y dentro de las normativas constitucionales y de derecho a la libertad de expresión.

Mira el video del PANEL completo AQUÍ.

Escrito en ISDI para leer y compartir

Más Social Media