Febrero 16, 2021

Be Agile, my friend

Hace 20 años se firmó el Manifiesto que sentaba las bases de un cambio de rumbo en la concepción del trabajo, de los procesos y de los equipos. Una fórmula que 20 años después todavía cuesta inculcar

Be Agile, my friend

Por María de ElíoTodos los grupos que se sientan a escribir un manifiesto sienten algo de hartazgo intrínseco. Si no se está hasta el moño de algo, nadie se reúne formalmente a poner en orden sus reivindicaciones. Nosotros queremos traer al presente lo que aconteció hace justo ahora dos décadas, en la semana del 11 de febrero de 2001, en las montañas de Utah donde debía hacer un frío filoménico.  

A la llamada de Kent Beck @kentbeck asistieron a Snowbird, 17 ingenieros de software,entre ellos se encontraban los creadores de Scrum, XP, Crystal, DSDM, Extremeu Programming, Adaptive Sotfware Development, Feature-Driven Development, entre otros. Todos ellos estaban un poco hartos de que los procesos ahogaran las ideas, porque si hay algún sector de desarrollo sobre el que se va y se viene, ese es el del software.  Sin embargo, aquel Manifiesto Agile cambió las reglas del buen hacer y por eso se merece nuestro particular homenaje. La reunión de Utah sólo tenía un objetivo, encontrar nuevos caminos a las alternativas tradicionales de creación de software, muy limitados por su rígido carácter normativo, y una planificación previa que en ocasiones era más larga que el propio desarrollo. 

Entre todos aquellos ingenieros quisieron sentar las bases de lo que hoy entendemos por Metodologías Áglies. Sin embargo, el manifiesto pretendía trascender el método y convertirse en un way of work casi en un way of life, porque internet se democratizó y todo en nuestra vida se ha convertido en cambiante y obsolescentemente programado, así que sólo entendiendo la capacidad de adaptación y de iterar como forma de abordar la naturaleza de la evolución, podríamos avanzar. 

El manifiesto que cumple 20 años se construye sobre cuatro valores de los que luego se declinan los doce principios. En ISDI consideramos que todos nuestros alumnos independientemente del nivel de agilidad con la que entren, deben salir con estos cuatro valores grabados en su nueva forma de ser profesional.  El manifiesto pone en valor: 

  •  A los individuos y las interacciones del equipo sobre el proceso y las herramientas → personas y equipo centric 
  •  El desarrollar software que funcione más que obtener una exhaustiva documentación → mínimo producto viable 
  • La colaboración con el cliente más que negociación de un contrato → El trabajo es siempre colaborativo 
  • El responder a los cambios más que seguir estrictamente un plan → capacidad de adaptación al cambio 

 

Y de aquí nacen los principios agile. Más que principios deberían asociarse a  las capacidades que todas las empresas ya buscan en un candidato que vaya a formar parte del ecosistema digital. Veamos cómo se descifran estos skills.  

  • La prioridad es satisfacer al cliente a través de entregas tempranas y continuas de software que aporte valor > Capacidad de entrega de valor  se itera 
  • Aceptación y bienvenida a los cambios > Ver en el cambio la oportunidad de dar con una ventaja competitiva 
  • Entregar frecuentemente software que funcione > Trabajar con eficiencia en intervalos de tiempo cortos 
  • Los desarrolladores y las personas de negocio deben trabajar juntos diariamente en todo el proyecto > Ser capaz de abrazar la tecnología para maximizar el beneficio de negocio  
  • Los proyectos se desarrollan en torno a individuos motivados > Resiliencia y automotivación en entornos de colaboración y confianza 
  • La conversación cara a cara es el método más eficiente y efectivo de comunicar información al equipo y entre sus miembros >Trabajo en equipo y comunicar con claridad 
  • El software que funciona es la medida fundamental de progreso > Conseguir objetivos a corto plazo para avanzar en el largo 
  • Los proceso Ágiles promueven el desarrollo sostenible> Mantener un ritmo constante y sostenible 
  • La atención continua a la excelencia técnica y al buen diseño mejora la agilidad > El fondo y la forma deben ir de la mano  
  • La simplicidad, o el arte de maximizar el trabajo no realizado, es esencial  > menos es más o poco y bueno mejor que mucho y malo 
  • Las mejores arquitecturas, requisitos y diseños emergen de equipos auto-organizados > Encajar y maximizar las destrezas de los individuos del equipo  
  • En intervalos regulares, el equipo reflexiona respecto a cómo llegar a ser más efectivo, y según esto ajusta y perfecciona su comportamiento > El equipo que se autogestiona también se autorregula

 

En ISDI llevamos 11 años enseñando metodologías ágiles y trabajando con una filosofía de escuela ágil. Este 2021, hemos puesto el foco en  tu empleabilidad y el empleo demanda agilidad. Por eso hemos querido volver al origen y celebrar sus principios. 

¿Por qué no aprovechas para autoevaluarte y pensar en si puede que necesites adquirir los conocimientos y capacidades que demandan las empresas de la Era Digital?