TE LLAMAMOS
España

Isdigital.Now

De cómo aprender a crear empresa día a día

Hablamos de Pompeii Jueves, 2 Marzo, 2017

zapatillas MIBers update

Con total naturalidad, sincero y haciendo gala de un gran sentido del humor; así escuchamos a Jaime Garrastazu, cofundador de Pompeii, la marca de zapatillas española que arrasa en la Red, en una MIBers Update cargada de lecciones prácticas para los emprendedores que ofreció en el CAD de ISDI.

Capítulo 1. De cómo lanzarse a emprender

Cinco amigos del colegio que terminan la Universidad con escasa motivación sobre la profesión aprendida y dos de ellos auténticos frikis de las zapatillas: este fue el germen de la creación de Pompeii. Se mueven en un entorno de jóvenes con inquietudes por aprender a crear empresa que ven la venta de camisetas o sudaderas una formación más útil que la que han recibido en las aulas.

Y los cinco eligen las zapatillas pensando que si dos de ellos con compradores “irracionales” que acumulan 40 pares en sus armarios es seguro que en la calle existen otros consumidores ávidos de una nueva oferta en este sentido.

Con los roles bien repartidos, se lanzaron a buscar fabricantes y aprendieron de golpe el conocimiento básico sobre la producción, la inversión necesaria en inmovilizado como las hormas y los moldes y llegó la primera necesidad de capital: 18.000 euros, y con ella la marcha de un socio.

Lección 1: Los amigos son amigos pero no necesariamente socios.

 

Capítulo 2. De cómo desarrollar un producto a través de Internet.

Con el dolor de la ruptura el equipo produjo sus primeras 349 zapatillas y las vendió a 50 euros el par. “Entrar en un mundo que desconoces tiene muchas ventajas, más que desventajas porque intentas cosas originales y distintas”, asegura Jaime Garrastazu. Su idea fue numerar las zapatillas para conferirles un cierto aire de exclusividad y darlas a conocer a través de Facebook e Instagram pero con un halo de misterio: ofrecer contenido, imágenes incompletas del producto y despertar el interés sin que se pudiera comprar.

La venta se realizó en una pop-up física en Madrid y la experiencia se replicó en dos o tres meses recorriendo España con una furgoneta. El equipo descubrió la potencia del contenido en Internet: “acumulábamos fans en las redes sociales y les dirigíamos a una web que no tenía el botón de comprar y seguimos vendiendo tiradas muy pequeñas de nuevos modelos en tiempo limitado”, explica el fundador.

Probaron que en una tienda física tardaban una semana en vender lo mismo que en Internet en un día y llegó el momento de multiplicar el presupuesto de marketing digital y empezar a pensar en otras cifras con un cierre fiscal de medio millón de euros en ventas el primer año. El ciclo del crecimiento imparable había comenzado: 30 

personas, más de 30.000 euros de inversión mensual en marketing… pero una identidad poco definida.

Lección 2: Si no te paras a pensar entras en una burbuja y en velocidades difíciles de controlar.

 

Capítulo 3. De cómo crear una marca duradera

Confiesa Jaime Garrastazu que lo peor que le ha pasado “es ser mi propio jefe, es una frustración porque no había trabajado nunca ni me habían enseñado a gestionar”. La vorágine del crecimiento les llevó a reflexionar sobre la marca que querían construir. ¿Qué somos? Cada socio definía la empresa de manera diferente. ¿Qué queremos ser dentro de diez años? La visión sí coincidía. La conclusión fue sencilla pero también dolorosa: era necesario frenar, recapitular, redimensionar equipos e inversión y definir de forma clara qué marca era Pompeii porque si no existe un claro objetivo y una personalidad, no se puede saber qué transmitir y lo único que se hace es vender de forma puntual.

A partir de ese momento, el proyecto se gestiona sin pensar en las cifras de ventas futuras, sino en una marca que es como un bebé y al que hay que acompañar en su crecimiento. En el caso de Pompeii eso significa no a la financiación externa, no al crecimiento desmedido y no al pelotazo… sí a la creación de una marca duradera, sí a la coherencia en la estrategia (abren en Francia con la misma estrategia que en España) y sí a hacer de su producto y su personalidad unas señas de identidad que perduren diez años y más.

Lección 3: Hay mucha diferencia entre vender zapatillas y crear una empresa.